¿Por qué el sistema de Calefacción RADIANT® es más eficiente en el uso de energía que los otros sistemas de calefacción?

Idealmente, la perdida de calor de un edificio no sería afectada por la forma de que éste es calentado. Sin embargo, se ha demostrado experimentalmente que edificios idénticos pueden tener diferentes velocidades de perdida de calor dependiendo de los sistemas de calefacción que se les instalen. Los edificios calentados con sistemas hidrónicos han mostrado en forma consistente menores niveles de consumo de energía que estructuras equivalentes calentados con sistemas de ventilación forzada.

Varios factores contribuyen a este hecho. Uno es que los sistemas hidrónicos no afectan la presión del aire de la habitación mientras están operando. Cuando se opera un sistema de calefacción de aire forzado la habitación presentan pequeños cambios en la presión de aire. Cuando no existe un camino eficiente de regreso desde la habitación hacia la caldera, la presión dentro la habitación aumenta ligeramente, esta condición empuja al aire caliente hacia afuera a través de pequeños huecos o aberturas en las superficies exteriores de la habitación. Un estudio que comparó cientos de casas, algunas con sistemas de calefacción de aire forzado, otras con zoclos radiantes encontró fugas de aire 26% mayores y uso de energía 40% mayor en casas que usan sistemas de aire forzado.

Otro factor que afecta el uso de energía en un edificio es la estratificación: la tendencia del aire caliente a subir hacia el techo mientras que el aire frío baja hacia el piso. En situaciones extremas, la diferencia de temperatura del aire del piso al techo puede exceder de 10°C. La estratificación tiende a empeorar por techos altos, mala circulación del aire, y por sistemas de calefacción que inyectan aire muy caliente a la habitación. Para mantener una temperatura confortables en el área ocupada de habitaciones con un alto grado de estratificación térmica se requiere una temperatura del aire significativamente alta cerca del techo. Pero el aire caliente aumenta la pérdida de calor a través del techo.

Los sistemas de calefacción hidrónicos como RADIANT® transfieren la mayoría de su energía térmica mediante radiación de calor, lo que reduce la estratificación en la temperatura del aire y así reduce la perdida de calor a través de los techos. Es posible mantener confort a temperaturas de aire menores cuando el espacio es calentado mediante radiación. Esto permite mayores ahorros de energía. Con los sistemas hidrónicos es posible que zonas no ocupadas se mantengan a menores temperaturas, reduciendo la pérdida de calor y el consumo de combustible.